CDMXCiudad de MéxicoPortadaPrincipal

A Norberto lo mataron la noche del secuestro

0

El 19 de mayo, Norberto Ronquillo Hernández cumplió un año de no beber alcohol.

Esa noche, el estudiante de la Universidad del Pedregal escribió las razones por las cuales dejó de beber.

“… siempre lo vi como un escape de la realidad, el distraerme y fingir (ser) alguien que no era, tomaba para escapar de problemas, de cosas que me molestaban (…), de actuar como si estuviera bien (…), al día siguiente los problemas seguían ahí…”, reflexionó Norberto, quien en redes sociales no usaba su apellido paterno.

Su último mensaje en Twitter fue el 4 de julio, momentos antes de la salir de la universidad y ser secuestrado.

“Neta enpedar (sic) con su pareja son relationship goals? están mal chavos”, posteó a las 20:49 horas. También envió un mensaje a su novia Jennifer Rosenfeld para decirle que se dirigía a su casa (vivía con sus tíos). Eran las 21:32 horas.

Sin embargo, nunca llegó. Los familiares no esperaron para tomar acción; en los primeros minutos el miércoles 5 de junio (00:41 horas) se presentó la denuncia, al tiempo que pedían la no intervención de la autoridad, pues habían recibido una llamada exigiendo dinero, el cual fue entregado.

No obstante, la Procuraduría capitalina inició el protocolo antisecuestro. Se recabaron los videos del momento de la salida de Norberto de la universidad, donde estudiaba Mercadotecnia Internacional.

Faltaban dos días para conclusión de sus estudios de licenciatura y la generación se preparaba para la graduación que al final fue suspendida. En su lugar sus compañeros dieron una conferencia para exigir su presentación con vida.

La autoridad encontró el automóvil de Norberto, abandonado en la calle Arenal, cerca de la universidad.

Luego de difundirse la noticia de la muerte de Norberto, la Universidad del Pedregal suspendió clases y decretó tres días de luto. También convocó a una misa en sus instalaciones.

La solemnidad del joven sacerdote Davide Tonini dio paso a la emotividad. Aarón, hermano de Norberto, sus amigos y su novia hicieron uso de la palabra.

“Sólo Dios sabe qué planes tenía para mi hermano y hay que tener fe en que ese era el plan. Agradezco mucho a sus amigos, a sus directivos, a la prensa y a la ciudad”, dijo.

Jennifer Rosenfeld confesó lo que el joven era en su vida: “Nunca me voy a olvidar de ti; te amo, te agradezco todo y te voy a extrañar todos los días”.

Horas más tarde, frente a las instalaciones del Forense, su madre, Norelia Hernández, estampó su agobio: “yo venía a recoger el certificado de su licenciatura y ahora me llevo un certificado de defunción”.

Fue horas después

Norberto Ronquillo Hernández habría muerto la misma noche que fue secuestrado, aseguró la procuradora capitalina, Ernestina Godoy. “Por una llamada al 911 nos informan la ubicación del cuerpo.

Esperamos la necropsia para saber la hora en que murió. Por el estado de descomposición, al parecer lo mataron esa misma noche”, aseveró.

Godoy se comprometió a profundizar las investigaciones que permitan esclarecer el secuestro y homicidio del joven, así como a emplear todas las herramientas técnicas y jurídicas para que el caso no quede impune.

Concluyen en San Lázaro análisis de desarrollo económico del PND

Previous article

Emilio Lozoya rechaza comparecer ante juez; no hay condiciones, dice

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

More in CDMX