CBI rechaza la propuesta de Japón para la caza comercial de ballenas

En reacción a las noticias de que la Comisión Ballenera Internacional (CBI) rechazó el amplio ataque de Japón a la moratoria global sobre la caza comercial de ballenas, Kitty Block, Presidenta de la organización de protección animal Humane Society International, dice, “Es un enorme alivio el hecho de que la brújula moral de la CBI la haya llevado a rechazar el intento imprudente y retrógrado de Japón por regresar a la caza comercial de ballenas.

Lo que Japón trató de hacer fue ignorar y romper las reglas de la CBI con objeto de levantar la prohibición internacionalmente convenida para prohibir la caza comercial de ballenas. Merecía fracasar; el mundo dejó atrás la caza comercial y Japón debe hacer lo mismo. Esperamos que la CBI ahora pueda continuar con la protección de estos leviatanes o gigantes oceánicos contra la infinidad de amenazas que enfrentan.”

En esta sexagésima séptima reunión de la CBI, Japón presentó un conjunto de recomendaciones pensadas para menoscabar la prohibición de la pesca comercial de ballenas que se acordó en la década de 1980. Estas incluyeron propuestas para establecer un ‘Comité de Caza de Ballenas Sostenible (CCBS)’ y un proceso para determinar los límites de captura para lo que Japón llama “abundantes poblaciones y especies de ballenas”.

Sin haber consenso en torno a la propuesta, Japón promovió un voto sobre su paquete, cuya aprobación requería una mayoría de tres cuartos de los miembros, pero sólo logró 27 votos a favor, con 41 países en contra y dos abstenciones.

Australia fue el primer país en rebatir las propuestas de Japón, y describe la caza comercial de ballenas como una “propuesta de negocios contra la cual muchas partes tienen inquietudes en torno al aspecto ambiental y de bienestar.” Países que incluyen a Islandia, Nicaragua, Senegal y Noruega hablaron en apoyo de la propuesta, aduciendo que la CBI sería ‘disfuncional’ si no lo aprobara. Países como México, Australia, Argentina y los 24 estados miembros de la Unión Europea que pertenecen a la CBI echaron por tierra completamente las propuestas ilógicas de Japón, y desmintieron con energía los argumentos de disfuncionalidad; ‘el desacuerdo no significa disfunción’ expresó Nick Gales, Comisionado de Australia.

Block comentó: “La CBI tiene una extensa e impresionante agenda en cuestiones marinas, la cual está en expansión y reúne a los países para encontrar métodos que protejan a las ballenas de problemas como la captura incidental y la contaminación. En ese contexto importante y urgente, las ambiciones de Japón a favor de la caza de ballenas parecen regresivas y muy alejadas de los esfuerzos globales inteligentes para actuar como guardianes de los mamíferos más grandes del mundo. Las polémicas de esta semana dejaron en claro que los países presentes que luchan por proteger a las ballenas no están preparados para que las demandas ilógicas de Japón, relativas a la caza de ballenas, mantengan como rehén a la progresista agenda de conservación de la CBI. ”