Continuidad y Gestión de riesgos evitan pérdidas humanas y el colapso de los negocios

• Se focalizan esfuerzos para acrecentar la capacidad de afrontar riesgos y dar continuidad.
• Las partes interesadas en la cadena de suministro deben asumir las normas vigentes y ser más resilientes.
• Errores pueden costar billones de dólares en daños y gastos legales: Ganesh Natarajan, director de Prestación de Servicios de BSI Group.

Conocer más a fondo el mercado latinoamericano y acrecentar la capacidad operativa de las industrias, empresas, negocios o sector servicios, es parte de la misión de BSI Group. Por ello, la firma busca incrementar su presencia en sectores específicos –automotriz, alimentos, aeroespacial, entre otros, bajo la visión holística de la Resiliencia, abarcando temas vitales comunes a cualquier negocio como la Continuidad del Negocio y la Gestión del Riesgo.
Al respecto, Ganesh Natarajan, director de Prestación de Servicios para el Sector Automotriz de BSI Group, afirma que “las Normas de Sistemas de Gestión y sus evaluaciones buscan reducir los riesgos de la cadena de suministro y mejoran la Resiliencia general de las organizaciones”.
Ganesh tiene como objetivo fortalecer el trabajo de la institución británica de estándares, colaborando de forma estrecha con el gerente global de BSI, responsable del Desarrollo y Despliegue de la Estrategia Automotriz, Robert Brown.
“Para liderar el mercado en LATAM estamos soportados en la experiencia de BSI y en las normas y certificaciones vigentes, focalizándonos en la Prevención del Riesgo y el valor de la Resiliencia; exigencias permanentes de cumplimiento para cualquier organización”, señala.
En la actualidad las Normas son globales y todas comparten la misma filosofía y características enfocadas en el riesgo. Por ejemplo, el sector automotriz es uno de los más representativos al ser la puerta de entrada a otros temas como la movilidad, seguridad, la tecnología, la salud y el medio ambiente.
Asimismo, la cadena de suministro, constituida por proveedores, fabricantes, distribuidores, puntos de venta, clientes y consumidores, requiere del cumplimiento estandarizado de las Normas más actuales, con la ventaja de que son complementarias entre sí, ya que se funden en una filosofía holística.
Es decir, en los estándares existe una visión de conjunto para cualquier organización y sus procesos, a tal grado que son un aliado estratégico en cualquiera de las etapas de desarrollo de las organizaciones, incluyendo dichas cadenas de suministro y partes interesadas.
“Un pequeño error en la producción puede reportar costos de billones de dólares en daños y gastos legales, haciendo sumamente necesario que la cadena de suministro se encuentre en todo momento y en cada etapa, bajo altos estándares de calidad globales”, afirma el director de Prestación de Servicios.
Desde 2014 hasta la fecha los fabricantes de la industria automotriz han retirado más de 60 millones de vehículos en Estados Unidos y decenas de millones en todo el mundo, como se reportó en diversos medios de comunicación internacionales. Casi un centenar de millones de unidades fueron revisadas en marcas como BMW, Chrysler, Dodge, Ford, General Motors, Acura, Lexus, Volkswagen, Mazda, Infiniti, Mitsubishi, Nissan, Subaru y Toyota.
Por su parte, Tim Green, VicePresidente de Operaciones para las Américas de BSI, consideró el avance vertiginoso en materia de reinvención de la industria: “En el pasado cada empresa automotriz hacía sus auditorías con los negocios involucrados en la cadena de suministro, lo cual llevaba mucho tiempo y dificultaba la visita a cada una; incluso, la industria automotriz fue de las que más tardó en adoptar la Norma ISO 9000 en los años noventa.
“Se procuró solventar la problemática con el estándar IATF (International Automotive Task Force) que valida toda la industria y reduce aquellos inconvenientes. Sin embargo, el reto sigue siendo enorme e implica una actualización que podría demorar hasta dos décadas. Al final, lo que queremos es estar seguros de que la cadena de suministro estará protegida y sea lo suficientemente resiliente, para asegurar la continuidad del negocio”.
Con esto, BSI Group busca reducir los errores que podrían representar riesgos para la vida de las personas o evitar que las empresas salgan del mercado a perecer: “Se trata de mitigar estos riesgos”, señala Ganesh Natarajan.
En resumen. El tema del cumplimiento en cualquier organización y la garantía de supervivencia, requiere de una total adopción de los estándares internacionales aplicables, con una alta dosis de resiliencia. Al respecto, Tim Green reconoce que el trabajo se debe realizar en colaboración con las partes interesadas y comités, para lograr resultados positivos en este sentido.
El colapso de una presa en Brasil, problemas con el software de un Boeing 737, el no cumplimiento en procedimientos y protocolos de seguridad en determinados servicios, suelen implicar errores relacionados con el aspecto humano: “Cumplir con las normas y regulaciones evita el colapso que podría llevar a la quiebra de un negocio o empresa. La resiliencia significa continuidad y ayudamos a lograrlo”, afirma Tim Green.