Mitos sobre el ajo ¿Habías escuchado antes sobre ellos?

Mitos sobre el ajo ¿Habías escuchado antes sobre ellos? Como sabemos el ajo es un condimento que ha sido muy utilizado a lo largo de los años. Esto por sus propiedades que no sólo le dan un mejor sabor a los alimentos, sino que también benefician al cuerpo humano.

Existen diversas variedades de ajo y son clasificadas normalmente por su color: blanco, negro, rosado, violeta, morado, colorado y castaño.

Lo cierto es que el consumo de ajo, en determinada dosis y acompañado tanto de una buena alimentación como ejercicio, permitirá mantener una buena salud y evitar enfermedades.

Te puede interesar: México, líder global en consumo de huevo

Mitos sobre el ajo

El ajo… qué hay de mito y qué hay de realidad para considerarlo un gran alimento | restauracioncolectiva.com

Ayuda a adelgazar

Una de las atribuciones que se dan son las de aumentar la sensibilidad a la insulina y por tanto controlar las subidas del índice glucémico al ingerir azúcares. Lo que podría incidir en una menor formación de grasa abdominal. Sin embargo, un trabajo publicado en 2016 en la revista Nutrition destacaba que no se observaron efectos en la disminución de grasas al tomar suplementos de ajo, que previsiblemente contenían elevadas cantidades de alicina. Se puede extrapolar que mucho menos hará la ingesta de ajo crudo.

Disminuye el riesgo de padecer cáncer de próstata, colon y estómago

Se atribuyen a la alicina propiedades anticancerígenas, pero una muy reciente revisión de la Universitat Pompeu Fabra junto con la iniciativa Cochrane iberoamericana y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología concluyó que no hay bases científicas para asegurar que la ingesta de ajo crudo disminuya el riesgo de padecer distintos tipos de cáncer.

Previene las infecciones

Es cierto que se ha demostrado un antibiótico eficaz contra hongos. Como Candida albicans, protozoos como Trichomonas sp. Y diversos tipos de bacterias como el estafilococo dorado, Escherichia coli o el vibro de la cólera.

Pero de nuevo hay que incidir en que su porcentaje es residual dentro de un diente de ajo y que no tiene acción preventiva. Lo que podría significar comer muchos dientes. Por otro lado, no se recomienda en absoluto la aplicación de empastes de ajo sobre la piel con intenciones desinfectantes de heridas. Pues los sulfóxidos y otro componentes son sumamente abrasivos y pueden empeorar las infecciones.

Para estar informado únete a nuestra comunidad de WhatsApp ” y también atrévete a levantar tu voz en “WhatsApp denuncias“. Suscríbete a nuestro canal de Youtube y síguenos en nuestras redes sociales, Instagram, TwitterFacebook.