Ya hay un sospechoso de filtrar el video del hermano AMLO

Fueron días convulsionados para el sistema político mexicano. La caja de pandora no se abrió, directamente explotó por los aires. La denuncia de Emilio Lozoya salpicó a una decena de políticos de primer nivel, y las represalias llegaron inmediatamente. Esa es la primera lectura que hicieron en Palacio Nacional, posición que incluso fue expuesta por AMLO en una de sus mañaneras.

Pero el video de David León entregando dinero a Pío López Obrador esconde una serie de tensiones que todavía no fueron resueltas. La primera pregunta que el funcionario de la 4T no puede responder con claridad es por qué estaba haciendo un registro fílmico de la entrega de recursos, si se trataba de un simple apoyo a Morena.

Una de las filmaciones ocurre en un restaurante, es decir en un espacio público, que podría dejar ciertas dudas respecto de quién tomó esas imágenes. El problema es que otro de los registros ocurrió en una propiedad chiapaneca que usaba el propio David León.

“Todos sabemos que esa oficina se conocía como el video room, y David lo usaba para tomar imágenes de todas sus reuniones, siempre con fines de chantaje”, explicó a LPO un hombre muy cercano a León.

León explicaría la filmación como “una prueba de recibo” de los apoyos que, entre otros, le pedía Manuel Velasco, su principal cliente en esos años. Por ese intento de explicación de León, el ex gobernador de Chiapas tuvo que salir a desmentir que apoyara a Morena con recursos de la entidad.

Un dato interesante: uno de los que “celebró” -así, entre comillas- la difusión del video fue César Yáñez, un histórico colaborador de López Obrador. El ladero de AMLO sufrió un durísimo revés cuando la revista Hola publicó fotos íntimas de su boda, situación que abrió las puertas para una intensa crítica y una comparación de cierta frivolidad al estilo Peña Nieto.

Yáñez sufrió la gélida indiferencia del Presidente durante muchos meses, hasta que intervino Beatriz Müller y organizó una cena de reconciliación. Lo cierto es que Yáñez siempre culpó a David León por la filtración y publicación de esas fotografías de sus boda.

“Ellos compartían oficina durante la transición, y César siempre supo que había sido una maniobra suya para apartarlo”, recuerda un funcionario de la 4T y remata: “Ahora David quedó expuesto como un funcionario que graba y filma sus reuniones sin dar aviso a sus invitados. Le será difícil tener interlocutores que no desconfíen de sus trampas”.

Como sea, León ya dejó en claro en los pasillos de Palacio Nacional quién es su principal sospechoso. Se trata de Bernardo Pasquel Méndez, un empresario tamaulipeco que años atrás era socio en la “consultora” de David León. Ambos trabajaban para Manuel Velasco.

Pasquel tenía acceso a estos videos que registraban en la propiedad de León. El problema, según León, es que su socio prefirió apostar por su relación política con el panismo, mientras León tomó el atajo hacia la 4T, como hizo Velasco. Allí la sociedad se rompió.

“La versión de León es que como los videos de Lozoya implicarían a los gobernadores panistas, Pasquel decidió intimidar a León para avisarle que saldría este material del hermano de AMLO”, agrega la misma fuente.

Otro dato que convierte a Pasquel en el principal sospechoso: el empresario tamaulipeco se concentró en los últimos años en la venta de medicamentos, un negocio muy redituable que ahora podría complicarse con su ex socio controlando las compras desde el Gobierno Federal.

Además, León está convencido que la filtración del video se realizó justo en el día de su cumpleaños, lo que demostraría -siempre según su lectura- que hay un elemento “pasional” y de encono personal es esa maniobra. Como la de un enemistado ex socio que quiere dañarlo.

Información de La Política Online

Pedro
I am a web developer who is working as a freelancer. I am living in Saigon, a crowded city of Vietnam. I am promoting for http://sneeit.com